sábado, 27 de marzo de 2010

Gonzalo Rojas




Víctima del desorden que impide el desarrollo de mi mundo,
no me lamento de esto ni lo otro.
Sufro, velo y trabajo
como si cada noche tuviera que morirme,
porque debo ganarme la vida para siempre.

En vano me quisiera pasar entre los pechos y las blancas rodillas
descubriendo un tesoro,
sepultado en el blando sopor del desenfreno,
y en vano me aturdiera en el festín
de tanta carne humana.

En vano fuera rey, y en vano fuera Dios,
porque siempre hallaría debajo de mi almohada,
como un aviso de que ya estoy muerto,
un gran charco de sangre.

Ese charco es la sangre de mi madre, mi origen,
que me dice: -¿Qué has hecho con mi sangre?
¿Por qué la has enterrado debajo del placer?
¿Por qué no te la bebes para que te conviertas
a la fiel realidad? ¿Por qué no eres un hombre
tanto en el entusiasmó como en el sacrificio?
-Oh sangre
que me acosas
hasta en mi propio sueño:
tú sola me despiertas con tu aullido.
Tú sola me revelas el abismo en que apoyo
mi cabeza. Tú sola me libras de caer
víctima del desorden que impide el desarrollo de mi mundo en el mundo.

El desorden empieza donde termina el fuego,
y donde empieza el humo,
más allá de las negras cortinas que preservan el inmundo espectáculo,
bajo la ceremonia que agacha la cabeza, bajo el viento litúrgico
del órgano que sopla convirtiendo en arcángeles los vapores espesos;
donde empieza el disfraz, la peste, la piedad
de las leyes humanas y divinas,
en el comercio, en la traición, allí
donde la muerte mete su mano corruptora.

De La miseria del hombre, 1948






Abro mis labios , y deposito en la atmòsfera un torrente de sol ,

como un suicida que pone su semilla en el aire

cuando hace estallar sus sesos en el resplandor del laberinto .

Ya sè que el esol de la muerte me està haciendo girar en un eterno

proces

de rotaciòn y traslaciòn llamado falsamente Poesìa .

A veces , como hoy , esta aparente confusiòn me hace reìr a carcajadas.

Este torbellino de palabras volcànicas como una erupciòn ,

que son una amenaza para los sacerdotes del sonete y el nùmero .

Pero es un sol innumerab le lo que me sale por la boca ,

como un vòmito de encendido carbòn que me abrazara las ideas y las

visceras.

Estoy perdido para el mundo ,

aunque mi reino sean todos los mundos posibles ,

porque yo soy el testigo de mi propia creaciòn .

Mi creaciòn es mi pasiòn . Por eso hago soplar los vientos

para que den testimonio de mis llamas .

Yo estoy en el medio de las pasiones que imitan la ululaciòn de mi

còlera ,

porque de los apasionados es mi reino .

Cada làgrima derramada con pasiòn es un grano de arena robado al

desierto del vacìo .

Cada beso es una llama para el resplandor de los muertos ,

Que el tiempo de los encantos es un baile de màscaras ,

y nada vale rehuir su hechizo ,

Las personas son màscaras , y laa acciones juegos de enmascarados .

Los deseos contribuyen al desarrollo normal de la farsa.

Los hombres denominan toda esta multiplicidad de seres y fenòmenos ,

y consumen el tesoro de sus dìas disfrazàndose de muertos .

Yo vi el principio de esta especie de reptil y de nube .

Se reunìan por la noche de la cavernas .

Dormàin juntos para reproducirse .

Todos estaban solos con sus cuerpos desnudos .

En sus sueños volaban como todos los niños ,

pero estaban seguros de su vuelo .

He nacido para conducirlos por el paso terrestre .

Sòlo la luz orgullosa del hombre encadenado .

Soy el torrente que echa a volar la moda y la costumbre ,

y me encarno en los hombres de mil naturalezas

porque gusto mostrarme como un monstruo ,

para que el hombre entienda cuàndo soplan mis vientos .

Yo canto por la lengua de los arrebatados ,

los que me identifican con su sangre y su rostro .

Todo hombre vuelve a mi cuando sube a buscar

el origen de su soledad que tanto lo alucina .

Cuando niños , los hombres me dan su corazòn .

Despuès empiezan a podrirse ,

y pierden el contacto con su animal sagrado .

El hombre que querìa ser Dios se esta muriendo desde el comienzo

de sus dìas .

El guerrero que quiso toda la superficie del planeta

se està muriendo .

El hombre que soñaba

la conquista del sol se està cada mañana obscureciendo .

Todo , y todo ,

y todo

se està muriendo de sì mismo .

Pero yo soy el viento que sopla sobre el mar del tormento y del gozo .

El que arranca a los moribundos su màs bella palabra .

El que ilumina la respiraciòn de los vivientes .

El que aviva el fuego fragmentario de los pasajeros sonàmbulos .

Yo soy el viento de su origen

que sopla donde quiere .

Mis alas invisilbles

estàn grabadas en su esqueleto .

En este instante

todos los hombres estàn oyendo mi golpe y mi palabra ,

pero los dejo en libertad








Sin tener qué decir, pero profundamente
destrozado, mi espíritu vacío
llora su desventura
de ser un soplo negro para las rosas blancas,
de ser un agujero por donde se destruye
la risa del amor, cuyos dos labios
son la mujer y el hombre.

Me duele verlos fuertes y felices
jurarse un paraíso en el pantano
de la noche terrestre,
extasiados de olerse y acecharse
como los muertos, solos.

"Oh amantes: no durmáis hasta la aurora,
hasta que el sol reemplace vuestra furia
y entre por las cortinas a besaros los ojos.
No durmáis, Juventud, que la Vejez
os espía detrás de la ventana
con su cara invisible".

"No durmáis, proseguid
vuestra lucha, templad
sin cesar vuestras arma seductoras
con el tacto insaciable, con la sed
del primer huracán, a sangre y fuego.
No durmáis. Que el furor
os libre de mis manos asesinas".

"Soy vuestra peste. Soy
el que os sopla al oído la verdad de la tierra,
los designios aciagos:
he perdido mi cuerpo, porque yo soy la voz
de los cuerpos perdidos".

"No durmáis, hasta el sol.
No durmáis, mis hermosos amantes. No escuchéis
las olas del abismo".

Todos me ven y me oyen,
todos me temen, todos los que sufren el tiempo
como una pesadilla indescifrable,
y todos me preguntan quién soy, pero es inútil:
mi máscara es la noche.



de "La miseria del hombre" 1948





3 comentarios:

Anónimo dijo...

Anónimo dijo...
La phrase meurt sitôt composèe.
Les mots lui survivent.

(Nada mas compuesta,la frase muere.
Las palabras le sobreviven.)

Edmund Jabés.
Gracias;
Luz.( Nereid)

gonzalo:T.F. dijo...

Luz: No dejes de entrar cuanto aprendo siempre que me dejas algo besos

jefhcardoso dijo...

Yo soy un hombre común y desea publicar mis cartas, además de mi casa.
Yo no hablo español, pero voy a utilizar los recursos de traducción para la comunicación con usted.
Tengo poemas, cuentos y ensayos.
Le pido que lea uno, sólo uno.
Y si usted lee dice algo distinto, como quieras (sonrisa).

Un saludo y mis mejores deseos: Jefhcardoso